La Sanación Cuántica Aeónica pertenece al campo de la medicina de la energía y dentro de este ámbito es considerada un complemento de los tratamientos médicos convencionales. Se aplica de forma rápida y sencilla y es muy efectiva en la restauración del nivel energético y del campo electromagnético del individuo. La mayoría de las personas que la reciben logran experimentar vitalidad y mejoría en muchas de sus dolencias sean estas de origen físico, mental, emocional o espiritual, además de una profunda relajación y sensación de paz y armonía.

La medicina de la energía es un concepto amplio que incluye diversos sistemas, tales como la Acupuntura, el Reiki, la Reflexología, el Shiatsu, entre muchos otros, y se basa en la creencia de que los cambios en la "fuerza vital" del cuerpo, incluyendo los campos eléctricos y electromagnéticos, afectan a la salud humana y pueden favorecer su curación.

La Sanación Cuántica Aeónica es un método que utiliza la energía radiante o solar, también conocida como energía vital universal, para mantener la salud o ayudar a recuperarla cuando se halle deteriorada por diversos tipos de enfermedades, sean éstas de origen físico, mental, emocional o espiritual. Consiste básicamente en anclar la energía para luego esparcirla sobre ciertos puntos y regiones del cuerpo del paciente, prácticamente sin necesidad de tocarlo, lográndose durante su corta aplicación (15 a 20 minutos) mejorar el funcionamiento del organismo y alcanzar un estado de paz y armonía en general.

La Sanación Cuántica Aeónica es considerada en el ámbito médico como una terapia complementaria, en este sentido, quienes acudan a recibir la sanación no deben suspender los tratamientos médicos por su cuenta independientemente del bienestar percibido, ni esperar ser recetados, ni obtener mayores explicaciones de su estado de salud o tiempo de recuperación, pues no es potestad de un sanador hacerlo. Hay una gran diferencia entre ser médico y ser sanador, sus labores pueden y deberían complementarse, pero ambos trabajan en contextos muy diferentes. Los sanadores cuánticos aeónicos no examinan a los pacientes, ni les ordenan hacer exámenes o pruebas, ni elaboran diagnósticos, ni prescriben o retiran tratamientos. Los sanadores ayudan al paciente a crear salud en todos los aspectos de la vida, y lo hacen canalizando la energía radiante para equilibrar y limpiar sus sistemas energéticos.

¿POR QUÉ CUÁNTICA AEÓNICA?

El nombre de Sanación Cuántica Aeónica se debe en parte a las características de la luz solar. La luz solar es radiación electromagnética que se emite en unidades discretas de energía, denominadas por el físico Max Planck, “cuantos”, de allí se deriva la palabra Cuántica. Mientras que la palabra Aeónica proviene de Aeónes, que es un término propio utilizado para definir a la radiación electromagnética que sale de las manos del sanador con la propiedad de variar o adecuarse a la frecuencia vibratoria necesaria para equilibrar el déficit energético causado por diversas enfermedades.

Cada enfermedad causa en quien la padece una pérdida de energía o alteración de su frecuencia vibratoria particular. Los Aeónes son cuantos de luz que al ser canalizados por el sanador aportan la frecuencia requerida para compensar esa distorsión energética en el paciente. Los Aeónes son percibidos como “rayos” de distintos colores por aquellas personas que poseen una elevada percepción sensorial y son precisamente sus diferentes frecuencias vibratorias lo que hace que su color varíe.

BENEFICIOS

Los beneficios alcanzados mediante la aplicación de la Sanación Cuántica Aeónica no se limitan solo a la recuperación de la salud física, sino que su campo de acción abarca aspectos que en definitiva son más importantes que el alivio o erradicación de alguna dolencia o enfermedad de la anatomía humana. Los beneficios de este método de sanación abarcan también el aspecto mental, emocional y espiritual del hombre. En general se logra:

  • Acelerar la respuesta a los tratamientos médicos convencionales.
  • Aliviar y en muchos casos eliminar el origen de las dolencias físicas.
  • Eliminar tensiones, cansancio, ...
  • Reducir la ansiedad o estrés, el insomnio, el nerviosismo, la tristeza, ...
  • Disminuir la agresividad e irritabilidad.
  • Superar miedos, temores, fobias, traumas, ...
  • Fortalecer la voluntad para superar vicios, como el alcohol o las drogas.
  • Aumentar la claridad mental.
  • Aumentar la frecuencia vibratoria del organismo y en consecuencia, elevar el nivel de conciencia.
  • Favorecer el despertar espiritual.

VENTAJAS

  • El corto tiempo empleado en su aplicación, no más de 15 a 20 minutos.
  • El estado de relajación profunda que se alcanza en este corto tiempo.
  • El estado de tranquilidad, paz y armonía interior que se experimenta una vez concluida la sesión.
  • La cómoda posición del paciente, acostado boca arriba, mientras recibe la terapia.

INTERFERENCIAS

  • Conservar la mente alerta tratando de controlar la situación en el momento en que se está recibiendo la terapia, pues consciente o inconscientemente esto representa una desconfianza y resistencia a ser sanado.
  • Insistir en mantener en su cotidianidad la conducta mental o emocional que ha originado la afección que padece.
  • Cuando la enfermedad encierra una gran enseñanza para el individuo la curación no se manifiesta dado que nadie puede alterar ese proceso de aprendizaje y compensación que forma parte de su plan Divino. Sin embargo, se puede ayudar a aliviar este tipo de dolencias dado que la Sanación Cuántica Aeónica favorece el despertar espiritual y en este sentido, propicia un aumento de conciencia. Este tipo de enfermedades sólo mejora cuando se adquiere el grado de conciencia y de amor requerido para aprender la enseñanza que viene consigo.
  • El ruido, dependiendo de su intensidad, no sólo perturba el relax del paciente, sino que puede llegar a alterar las altas frecuencias vibratorias que se manejan durante la aplicación de la terapia.
  • Los colores son energía lumínica de distintas frecuencias vibratorias que pueden llegar a distorsionar las altas frecuencias utilizadas para sanar. Por ello se usa el color blanco, tanto en el recinto de sanación como en los uniformes de los sanadores, porque el blanco es un color neutro que contiene la frecuencia vibratoria de todos los demás, pero integradas de tal manera que su naturaleza impide la distorsión de las frecuencias de la energía sanadora.
  • La suciedad y los malos olores también pueden alterar, aunque en menor medida, las altas frecuencias de la radiación sanadora, por esta razón el recinto de sanación debe permanecer impecablemente limpio y aromatizado con inciensos naturales.

TIEMPO DE CURACIÓN

Salvo en aquellos casos en los que se manifiesta una curación instantánea, el paciente nota los efectos de la sanación durante los tres o cuatro días siguientes a la aplicación de la terapia. Luego el sistema energético pareciera empezar a reanudar su vieja disfunción. En qué grado y por cuánto tiempo el paciente puede mantener un estado tranquilo y equilibrado depende de cada individuo y de muchos factores, entre estos, la gravedad del problema, el tiempo durante el cual lo ha sufrido, el grado de somatización del mismo, el origen de éste, además de su colaboración en cuanto a corregir aquellas conductas o hábitos que han ido haciendo mella en su salud.

Después de cada sesión de sanación, el sistema energético del paciente recupera una parte cada vez mayor de su configuración sana original. Los viejos hábitos de distorsión van desapareciendo gradualmente, más aún si el paciente pone todo de su parte. Es por ello que algunos pacientes sanan al cabo de una sola sesión, mientras que en otros el proceso curativo puede prolongarse por semanas, meses o años.

ORIGEN

La Sanación Cuántica Aeónica ha sido revelada por inspiración divina a distintos canalizadores espirituales en diversas partes del mundo. Es un hermoso regalo hecho a la humanidad por los Maestros de la Medicina Universal. Aunque su origen data de mucho tiempo atrás, en Venezuela fue recibida por el canal César Molina, ya fallecido, quien la acogió bajo el nombre de Sanación Cuántica Aeónica. El señor Molina dedicó parte de su vida a la difusión de estos conocimientos y formación de sanadores cuánticos aeónicos desde el año 1995, y lo hizo no sólo en varios estados del país, sino también en otros países de Latinoamérica.

Posteriormente, otros canales espirituales, sanadores cuánticos aeónicos, enriquecieron el método de la sanación, documentándolo y aportando mayores explicaciones relacionadas con el significado de cada uno de sus pasos y técnicas contempladas en el mismo.

La canalización espiritual se define como el acto mediante el cual una persona, especialmente sensible o que ha cultivado sus facultades psíquicas, sirve de canal (de ahí el término canalización) para comunicar el plano espiritual con el plano físico. La persona que canaliza puede ser transmisora de mensajes, energías sanadoras o conocimientos, que provienen de otros planos o dimensiones superiores de existencia. Estas dimensiones son más sutiles e implican verdaderos universos paralelos llenos de vida, donde habitan Seres de Luz que nos ofrecen su ayuda, tales como Ángeles, Arcángeles, Serafines, Querubines y una serie de Maestros que pertenecen a distintas jerarquías y que trabajan al servicio de Dios.

Es muy importante que no se confunda la canalización espiritual con la mediumnidad o espiritismo. La canalización consiste en la sintonización o captación de impulsos eléctricos emitidos desde cierta distancia al cerebro del receptor o canal. Estos impulsos son de la misma naturaleza que los impulsos eléctricos de los pensamientos del receptor y son formulados por Seres de Luz, muy evolucionados que tienen la misión de ayudar a los humanos, inspirándoles métodos como, por ejemplo, el de la Sanación Cuántica Aeónica para contribuir con su desarrollo físico, mental, emocional y espiritual.

Durante el proceso de la canalización espiritual jamás se toma el cuerpo del receptor, así como nunca éste pierde la conciencia, ni su espíritu es retirado a ningún lugar. En el acto de canalización espiritual se respeta absolutamente la voluntad del canal, pudiendo éste detener el proceso de recepción de la información cuando así lo desee.

TESTIMONIOS

Cuando asistí a la Fundación Amor y Luz para recibir sanación me sentía muy mal por todo lo que había pasado en mi vida, venía de sufrir la pérdida de dos de mis hijos y esta es una situación terrible, pero ahora me siento muy recuperada, esta terapia ha sido de gran ayuda para mí. No solo porque me siento muy tranquila y en paz sino también porque a nivel de la salud estoy mucho mejor.

Ana Rosa Peña, CI: 8.012.693

Desde que empecé a recibir la sanación cuántica aeónica me siento mucho más tranquila, hasta me parece que las cosas se han arreglado en mi vida. Sufría de tensión alta y ahora estoy mejor. Antes era muy nerviosa, pero ahora si no puedo lograr lo que quiero ya no me desespero, antes sí.

Diana Mabel Ale Fernández, CI: 17.444.904

Vine a la Fundación Amor y Luz muy grave, el principal problema mío era la migraña, después me había enfermado de anorexia y un problema gástrico muy fuerte. El gastroenterólogo me decía que era por tanto estrés que hay en mi vida, pero luego de venir acá me he sentido muy bien. La anorexia desapareció, ahora más bien he engordado y he tenido que empezar a hacer dieta. Cada vez que vengo me siento repotenciada y muy tranquila, los vecinos se sorprenden de mi recuperación y me preguntan qué hice, por eso a todo el que puedo le recomiendo que venga. Además me ha servido mucho para crecer espiritualmente, me he reencontrado conmigo misma y volví a retomar mis olvidadas prácticas de meditación y oración.

Ana Hila Márquez Vielma, CI: 3.992.265

En el año 2005, fui diagnosticado de un cáncer en la espalda, entre la columna y el omóplato derecho. Se me presentó como un lunar que producía picazón esporádicamente. Un reconocido dermatólogo lo había estado tratando con cremas para la piel, sin que yo supiera nunca la causa por la cual no lo trató adecuadamente, ni me informó sobre el avance de la enfermedad.

Un día cualquiera, la ligera capa de piel que lo cubría, se desprendió y ahí fue cuando entendí la magnitud del daño ocasionado: ¡parecía cómo si un objeto metálico punzo-penetrante hubiese sido calentado e introducido en una masa de cera! Decidí optar por la intervención quirúrgica; pero antes me prepararía energética y emocionalmente con la medicina alternativa que hoy en día se conoce como SANACIÓN CUÁNTICA AEÓNICA. Durante semanas fui objeto del amor conjunto de varios sanadores que decidieron actuar como canales simultáneos para transferir la cantidad de energía que la magnitud del daño en el cuerpo energético requería.

Gracias a su visión psíquica pudieron apreciar que en mi cuerpo etérico –es decir, esa “envoltura” de energía que parece irradiar del cuerpo físico– se había producido como un “hueco negro espacial” (la realidad es que el cuerpo físico es moldeado por el cuerpo energético y éste por el emocional); parecía que lo hubiesen taladrado, dando como resultado el equivalente físico.

En cada sesión de sanación, una vez equilibrados los centros energéticos del cuerpo etérico, me colocaba de espaldas y los sanadores comenzaban a recibir “porciones” de energía casi materializada con la cual iban llenando el “vacío” que se había creado por causas “desconocidas”. Así como al acabar una pared, primero se frisa y luego se masilla, cuando el cuerpo energético estuvo restablecido, las sesiones previas a la intervención quirúrgica terminaron. Fui intervenido con éxito y no hubo necesidad de terapias posteriores porque la curación fue total. Continué y continúo asistiendo a la SANACIÓN CUÁNTICA AEÓNICA, porque las dificultades cotidianas nos producen emociones fuertes que no sabemos controlar, y tienden a desequilibrar el sistema energético y a producir enfermedades cuya curación se le dificulta cada día más a la medicina alopática. Doy gracias a Dios por concedernos este conocimiento a los seres humanos. A los Maestros Ascendidos por su transmisión y asistencia. A los sanadores por su desinteresada dedicación a tan noble labor. Que Dios los bendiga.

Luis E. Rangel M., Ingeniero Electricista, C.I. V-3.000.836.

Fui con mi hermano a la Fundación Amor y Luz y el señor que me recibió me hizo reflexionar sobre el vicio del cigarrillo, pasé a recibir la sanación cuántica aeónica y de ahí salí muy bien, llegué a mi casa y no volví a fumar. Estoy agradecida de ustedes y espero seguir muy bien. Les agradezco su ayuda, Dios le pague.

Teresita Becerra

El aspecto más importante en el cual se fundamenta el método de la Sanación Cuántica Aeónica es la concepción de que en el cuerpo humano existen puntos particulares a partir de los cuales la energía puede ser suministrada para reestablecer o mantener el equilibrio energético requerido para conservar la salud. Estos puntos, denominados puntos de sanación, son centros energéticos que se corresponden con ciertos ganglios específicos. Estos centros son considerados como nódulos dispuestos a lo largo de una red nerviosa existente en el organismo y funcionan como una especie de tomacorriente o interruptores, a partir de los cuales se puede expandir o distribuir la energía hacia otras regiones u órganos del cuerpo humano. Cada uno de estos puntos de sanación requiere una energía con una vibración específica, pues cada uno está relacionado con un tipo de enfermedad particular cuyo origen se debe al déficit de una determinada vibración energética. Cuando un sanador proyecta esta energía sobre los puntos de sanación lo hace precisamente para compensar dicho déficit.

En la Sanación Cuántica Aeónica se aborda el cuerpo humano desde un concepto cuántico de energía, desde este punto de vista se considera que la estructura de nuestro organismo no se limita a la captada por nuestros sentidos sensoriales básicos, conocida por todos como la anatomía del cuerpo humano, de apariencia material predominantemente sólida o líquida, sino que además existe toda una anatomía energética. Es más, el cuerpo físico también es interpretado como un cuerpo energético, cuya baja frecuencia es lo que hace que nuestros sentidos lo aprecien como algo material.

En general se cree que existen diversos cuerpos energéticos de altas frecuencias los cuales pueden ser advertidos en mayor o menor cantidad y nitidez dependiendo del desarrollo psíquico del observador. Coincidimos con la mayoría en la descripción de siete cuerpos energéticos, cada uno con un propósito particular y una naturaleza distinta, al conjunto de los cuales se les suele denominar aura humana. Cada uno de estos cuerpos está influenciado por la energía de un tattwa en particular del cual ha sido constituida su esencia básica. Luego estas siete energías se repiten a un nivel energético más sutil conformándose siete nuevos cuerpos, y así sucesivamente se siguen expandiendo y haciéndose cada vez más y más sutiles.

Por otra parte, la intersección entre los campos electromagnéticos de cada uno de los cuerpos que conforman el aura humana y las corrientes energéticas verticales, la descendente proveniente de la Divinidad (que determina la función específica de cada órgano) y la ascendente proveniente de la Madre Tierra (que sustenta la consistencia de cada órgano y permite su delimitación) da origen a los chakras. En esta intersección el remolino que se forma constituye un vórtice donde la concentración de la energía es mucho mayor. Los chakras giran continuamente, su velocidad y grado de apertura está estrechamente relacionado con el tipo de pensamientos y emociones que se manejen, lo cual repercute en la capacidad de captar en mayor o menor grado la energía, lo que se traduce en mayor o menor vitalidad.

No es difícil deducir entonces, que las energías discordantes producto de nuestros pensamientos o emociones erradas cambian la configuración de los cuerpos energéticos, esto produce un desequilibrio de los chakras, lo que a su vez causa el desequilibrio energético de los órganos asociados a éstos, hasta que finalmente se crea tal distorsión que se concreta en una enfermedad.

Desde el punto de vista de la Sanación Cuántica Aeónica, la enfermedad es entendida como el déficit o carencia de determinadas frecuencias de energía cuyo origen proviene del desconocimiento del correcto pensar, sentir y obrar.

PROCEDIMIENTO

El método de la Sanación Cuántica Aeónica consiste básicamente en anclar la energía radiante y proyectarla, mediante determinado movimiento de las manos, hacia ciertos puntos de la anatomía humana, denominados puntos de sanación. Estos puntos tienen una ubicación específica y se trabajan sobre las dos polaridades energéticas del cuerpo humano, con la finalidad de lograr su nivelación o equilibrio. Además consta de otras fases mediante las que se realiza la relajación profunda, se armonizan los chakras principales, se reprograman los sistemas del organismo, se remueve la energía tóxica de la enfermedad y se limpia el campo aural de los individuos que la reciben. Incluye también otras prácticas que se aplican adicionalmente, según sea el caso, para el tratamiento de enfermedades específicas.

Otro aspecto importante que forma parte de la Sanación Cuántica Aeónica es que el sanador puede ser asistido por un Maestro de la Medicina Universal y recibir sus orientaciones o guía durante la aplicación de la sanación, siempre que así lo permita y se prepare para elevar su percepción sensorial.

El procedimiento de la Sanación Cuántica Aeónica es sencillo y práctico de aplicar, tiene una duración aproximada de 15 a 20 minutos, se proporciona solo una vez por semana, salvo en el caso de pacientes que padezcan una enfermedad grave, los cuales se tratan cada cinco días. La sanación se debe realizar en un recinto acondicionado única y exclusivamente para estos fines. Se puede practicar en hospitales, clínicas o en los hogares particulares en el caso de aquellas personas que debido a su gravedad se les imposibilita asistir al recinto de sanación.

Este método no debe ser adulterado ni combinado con otros métodos de sanación en el mismo recinto o en el mismo espacio-tiempo, debido a que este hecho causaría una combinación energética que desde todo punto de vista es contraproducente tanto para el paciente como para el mismo sanador.

La Sanación Cuántica Aeónica tiene otras modalidades que la complementan, como lo son la práctica de la sanación a distancia realizada cuando los pacientes no pueden asistir al centro de sanación, ni el sanador puede acudir a su encuentro y la autosanación, mediante la cual el sanador tiene la posibilidad de administrarse sanación a sí mismo.

PUNTOS DE SANACIÓN

En la Sanación Cuántica Aeónica la energía solar o vital universal captada por los sanadores se aplica sobre diez puntos particulares, cinco por el lado derecho y cinco por el lado izquierdo. El lado derecho del cuerpo humano representa la potencialidad sanadora de la enfermedad, desde este lado se deben estimular los centros energéticos (puntos de sanación) cuya activación va a permitir bloquear el efecto dañino (desequilibrador) de las mismas. En el lado izquierdo estos centros energéticos están asociados a la formación de la enfermedad en sí. El lado izquierdo contiene predominantemente la energía cuya polaridad (-) permite la concreción de dolencias, mientras que el lado derecho contiene la otra polaridad (+) cuya potencialidad es eliminar dicha concreción. Ambos tipos de energías deben estar en equilibrio para que haya una buena salud, tanto física, como mental, emocional o espiritual.

Primer punto: ubicado encima del lóbulo o pabellón de la oreja, está asociado con las enfermedades mentales y se relaciona con la glándula hipófisis. Las enfermedades mentales son aquellas ocasionadas por pensamientos discordantes u obsesivos, recurrentes. La emoción del miedo estimula este tipo de pensamientos. Una emoción de miedo generalmente se traduce en inseguridad y ésta dispara una serie de pensamientos dañinos logrando ocasionar muchas veces disritmias y hasta tumores cerebrales.

Segundo punto: está ubicado debajo del lóbulo de la oreja. Este punto está asociado con la glándula pineal o epífisis y se corresponde con las enfermedades de la luz o astrales. Las enfermedades de la luz son aquellas que se originan debido a la falta de conciencia y generalmente producen tristeza, vacío interior y grandes brotes alérgicos, la mayoría de los cuales se manifiestan en la piel. Si además se sufre de miedos surgen otros malestares, los cuales conjuntamente con las enfermedades mentales, son los causantes de muchos de los dolores de cabeza.

Por falta de conciencia entendemos el desconocimiento o negación de la existencia de Dios y la no aceptación de gran parte de lo que acontece en la vida de un ser humano. Alcanzar la luz es lo mismo que adquirir conciencia de lo que realmente somos, somos entes espirituales formando parte de la misma esencia Divina, que adquirimos un cuerpo en nuestra existencia terrena para poder llevar a cabo la experiencia requerida en el aprendizaje que nos corresponde. Lejos de luchar contra los acontecimientos que nos van marcando las pautas de lo establecido en nuestros planes Divinos, debemos adoptar una postura de escucha, aceptación, reflexión y aprendizaje de las lecciones asociadas a los mismos.

Tercer punto: ubicado a la altura de las axilas, está asociado con el timo y las glándulas tiroides y paratiroides. Este punto hace referencia a las enfermedades circulatorias y tiene que ver fundamentalmente, con el movimiento y la fluidez de los pensamientos y las emociones. Una emoción, cualquiera que ésta sea, se debe dejar fluir, se debe dejar que siga su corriente natural. Cuando una emoción surja debe aportársele los canales para que se vaya libremente. Cuando una emoción se reprime o se bloquea, cuestión que generalmente se hace a través de los pensamientos, se producen enfermedades que se manifiestan en el torrente sanguíneo.

Cuarto punto: está ubicado a la altura de la ingle, se relaciona con el páncreas, las glándulas suprarrenales y las gónadas (ovarios y testículos) y concierne a las enfermedades digestivas. Este aspecto se refiere a la aceptación y asimilación de ideas o creencias, pensamientos y emociones. Cuando alguien conoce y aparentemente acepta algo como una verdad pero no lo asimila en profundidad, se produce una indigestión. La indigestión puede ser de tipo mental, emocional o espiritual.

La indigestión mental es causada por la naturaleza densa de ciertos pensamientos o por pensamientos contradictorios que se mantienen constantemente en un individuo y que son discordantes con su nivel de conciencia. Por ejemplo, una persona que tenga el suficiente nivel de conciencia como para reconocer la existencia de Dios, percibir su presencia, entender la naturaleza del amor y ejercer prácticas espirituales para mantenerse en un estado de paz y armonía, no tendría sentido, independientemente de la razón argumentada, que deseara mal a alguien o tuviera deseos de venganza. Entonces, si así ocurriera, sufriría de inmediato una indigestión. Los pensamientos de venganza o malos deseos son totalmente incongruentes con los pensamientos de reconocimiento de Dios y amor a sus semejantes, y por lo tanto también son incompatibles con el nivel de conciencia en el que se logra experimentar estos últimos. También se produce indigestión mental cuando no se está preparado aún para asimilar las ideas o pensamientos que se están tratando de aprender o éstos se dan en mayor cantidad de la que se está en capacidad de captar.

La indigestión emocional ocurre de igual modo, pues las emociones también están asociadas al nivel de conciencia de cada individuo. Cuando se tienen emociones que no se corresponden al nivel o grado de conciencia de una persona o se mantienen emociones incoherentes o contradictorias también se produce una indigestión. El miedo es una emoción particularmente dañina y es la causante de la mayoría de las indigestiones, porque su acción es inhibidora. No permite el fluir, ni la asimilación de los pensamientos y emociones correctas. Lo contrario del miedo es el amor. El amor es más que una emoción, es la vibración más alta que existe y mediante ella se puede transformar cualquier emoción discordante. La ira, el odio, el miedo, el rencor, todo puede ser diluido y transmutado mediante el amor. Entre más amor exista en nuestro corazón, habrá menos posibilidad de que tengamos una indigestión por causa emocional.

La indigestión espiritual ocurre cuando se realizan prácticas espirituales inadecuadas con el nivel de conciencia de quien las ejerce. Muchas veces por querer crecer en conciencia a un ritmo mayor del debido, algunas personas se imponen prácticas espirituales para las que aún no están preparadas o se inician en diversas corrientes, creyendo que de este modo adquirirán un mayor nivel de conciencia. Todo crecimiento espiritual tiene su propio ritmo, se requiere de paciencia y perseverancia y es una práctica totalmente personal. Hay diversos caminos para lograrlo, cada quien debe conseguir el suyo.

Cada práctica espiritual tiene sentido o está asociada a un nivel de conciencia particular. Ninguna se puede calificar de dañina o inconveniente, sencillamente no todas son buenas para todos. Entre mayor es el nivel de conciencia menos implementos o ritos se requieren. Aquellos individuos de conciencia superior logran una conexión directa con el Padre, se saben chispa divina y pueden prescindir de todo lo demás. No requieren de ritos, ni imágenes, ni altares, su altar más preciado está en su propio interior. Es allí donde se establece una verdadera comunión con Dios, lo saben y lo cuidan. Cuidan su cuerpo “físico” como única morada del Padre, y en consecuencia, lo mantienen libre de todo aquello que pueda ser contrario al amor, que es la vibración perfecta para que el Padre more allí.

Quinto punto: corresponde a las enfermedades psicosomáticas, está ubicado a la altura de las rodillas y no está asociado a ninguna glándula endocrina en particular. Cuando se dice que este punto se corresponde con las enfermedades psicosomáticas, se refiere a que es en los vórtices de las rodillas donde se inicia el proceso de somatización de toda enfermedad, cuyo origen es psicológico. Es decir, es psicológico el miedo, los pensamientos encontrados, las emociones discordantes, la carencia de una elevada conciencia, entre otros. Inclusive el que una persona se alimente mal, en el sentido de que ingiera alimentos y bebidas y mantenga vicios que perjudiquen su salud, se debe a la ignorancia, miedos, temores, autoagresiones, por mencionar algunos aspectos causantes de dicha actitud.

El punto de la enfermedades psicosomáticas es el estabilizador de todos los demás, en este se condensan las energías más dañinas así como las emociones más densas, relacionadas con el orgullo, el ego, que son las emociones que precipitan muchas enfermedades e impiden el crecimiento espiritual.

La Sanación Cuántica Aeónica es un servicio sagrado que se realiza después de ser consagrado como sanador. No debe ser considerada un curso cualquiera, ni una técnica particular que luego de aprendida se comienza a practicar o se deja de hacerlo caprichosamente. El sanador cuántico aeónico adquiere con Dios el compromiso de servicio como un acto de amor voluntario para el beneficio de la humanidad, entendiendo que este beneficio va más allá del puro reestablecimiento o conservación de la salud física, mental o emocional, sino que también implica un despertar de la conciencia y un crecimiento espiritual. Es por ello que la principal condición para ser sanador cuántico aeónico es la de desear servir a la humanidad sin esperar absolutamente nada a cambio.

ASPECTOS RESALTANTES DEL SERVICIO

  1. El servicio prestado en la Fundación Amor y Luz es gratuito. Ningún sanador deberá cobrar o devengar algún bien material por la aplicación de la Sanación Cuántica Aeónica. La colaboración monetaria que voluntariamente aportan muchos de los pacientes, está destinada exclusivamente a sufragar los gastos de funcionamiento de la Fundación.
  2. Los sanadores no están autorizados para realizar diagnósticos médicos, ni recomendar o aplicar otro tratamiento que no sea la Sanación Cuántica Aeónica.
  3. El silencio forma parte de la sanación. Los pacientes y los sanadores deben permanecer en silencio, tanto para colaborar con el estado de relajación profunda del paciente, como para no alterar las altas frecuencias de energía que se manejan o manifiestan durante la aplicación de la terapia.
  4. El servicio prestado en la Fundación Amor y Luz se realiza mediante diversas formas:
    • Guardias voluntarias de sanación en la Sede de la Fundación de un mínimo de cuatro horas semanales.
    • Sanación a distancia.
    • Jornadas especiales de sanación.
    • Sanación en los hogares para personas incapacitadas.
  5. Los sanadores pueden ser asistidos por Maestros Guías o Seres Angelicales que colaboran en el proceso de la sanación.
  6. La limpieza física y energética del recinto de sanación forma parte del servicio del sanador.
  7. El método de aplicación de la Sanación Cuántica Aeónica no se puede adulterar o combinar con otras técnicas de sanación en el mismo recinto o en el mismo espacio-tiempo, debido a que este hecho causaría una combinación energética que desde todo punto de vista es contraproducente tanto para el paciente como para el mismo sanador.

MAESTROS

La Sanación Cuántica Aeónica recibe la asistencia de Maestros de la quinta dimensión, en donde existe un recinto energético denominado Hospital Haldein que significa Recinto Sagrado de Sanación. En el espacio físico (terrenal) donde se aplica la sanación se crea una correspondencia con el Hospital Haldein mediante el establecimiento de un Cono de Luz. Este recinto físico también constituye un templo sagrado, pues en él se conjugan el manejo de frecuencias de muy alta vibración con la asistencia de estos Maestros y de otros Seres de Luz de planos de conciencia aún muy superiores, siendo nuestro amado Jesús quien dirige esta asistencia.

Los Maestros de la quinta dimensión son seres de luz crecidos en amor, en sabiduría y conocimientos relacionados con la medicina, quienes por su devoción y servicio han logrado superar la cuarta dimensión. En ellos no hay sufrimientos, hay fundamentalmente amor y gran deseo de servicio. Son seres a quienes aún se les permite encarnar para seguir creciendo pero vienen con misiones específicas y se caracterizan por su sabiduría y amor, sobre todo por los grandes conocimientos que ya traen cuando encarnan en este plano. Son grandes maestros, cuyo primordial objetivo es el servicio, no tienen apegos terrenos y emocionalmente son muy estables. No caen en las llamadas bajas pasiones, sólo vibran en el amor y en la alegría. No hay celos, ni odios, ni venganzas, ni rabias, nada de esto. Únicamente los caracteriza el amor. La hermana Teresa de Calcuta, por ejemplo, pertenece a esta dimensión y encarnó sólo con el propósito de dejar la obra que creó y enseñarnos el acto de amor con el mayor desprendimiento posible.

MENSAJES

Los mensajes aportados por los Maestros guian nuestro Servicio e indican el profundo significado de Servicio que tiene para nosotros la Sanación Cuántica Aeónica.

Mensaje del Maestro Jesús el primer día de la instalación de la sede de la Fundación Amor y Luz

Es hermoso poder contar con batalladores de la luz como ustedes. Qué hermoso trabajo. Qué bella devoción de corazón. Tengan siempre presente el amor en sus corazones por encima de todo. El servicio del sanador es tan preciado, es tan valorado en el reino de Dios. No imaginan lo complacidos que estamos por el esmero, la dedicación, la voluntad, la belleza, la delicadeza que han puesto cada uno de ustedes en la organización de este lugar de sanación. Nos complace mucho, ¡qué hermoso!, bendito sea cada uno de ustedes... Limpios, limpios de corazón deben permanecer, limpios de pensamientos, palabras y obras. Qué hermosa labor, qué complacidos estamos. Adelante, sigan adelante, les bendigo, les aliento a seguir en esta misión maravillosa. Aún no tienen conciencia de la grandeza de lo que están realizando, es maravilloso lo que están realizando, la recompensa es grande. Mis agradecimientos. No saben ustedes cuán contentos estamos con la labor realizada, maravillosa. Sigan adelante.

Acaban de iniciar un nuevo camino, cada quien se ubica en el lugar que le corresponde. Ustedes han crecido a otra dimensión, cada quien obrando con esmero en el lugar que le corresponde. Recuerden: se les ama mucho, se les guarda y se les protegerá. No deben temer, no debe haber temor en sus corazones, solo amor. La mayor protección es que guarden amor en su corazón. No teman a nada, porque nada les pasará. Borren cualquier rencor, pues esos sentimientos no tienen sentido para un sanador. Si logran conservar amor grande en sus corazones lo que vendrá será también grande. Vibren en el amor, vibren en la bondad, en la justicia y en la paz. Con esos sentimientos ustedes serán intocables. Ámense los unos a los otros, inclusive a aquellos que los han ofendido. Ámense profundamente, comprendan las limitaciones de cada quien, pues también ustedes tienen limitaciones, también ustedes cometen errores. El único camino es amar y comprender a los otros para poder ser comprendidos y amados también. Todos son hermanos, todos son pequeños aún, unos un tanto más crecidos que otros, pero todos son pequeños aún. Así que ámense, perdonen, olviden y adelante, siempre adelante con mucho amor en sus corazones. No critiquen, no hablen, la batalla es a otros niveles, no es terrena.

Bienaventurados todos los que aman sinceramente porque de ellos es el reino de los cielos. No lo olviden, es el amor el que los guiará alto, sólo el amor el que les permitirá lograrlo. Crezcan alto, crezcan. Es sólo la vibración del amor la que los llevará bien alto. No critiquen, no juzguen, ámense los unos a los otros, todos son sus hermanos, no olviden que son pequeños aún, ámense. Esto es lo más importante. Con el amor en sus corazones todo fluirá, todos crecerán, todo brillará. No teman, la batalla no es aquí, la batalla es a otros niveles, ya está determinado. Bien, amados míos, los bendigo, los purifico y los aliento a seguir.

Viernes 8 de septiembre de 2004

Mensaje del Maestro Paracelso el primer día de la instalación de la sede de la Fundación Amor y Luz

Que la luz y el amor brillen en cada uno de ustedes, la protección a este lugar y a cada uno de los que obren en amor está realizada. Su misión ha sido recordada y registrada en el corazón de cada uno de ustedes. Este nuevo contrato es muy valioso, serán atendidos. Llevarán el amor, la paz y la sanidad a todos los seres que atiendan. Es un contrato alto, es una gran responsabilidad, se han ganado el grado de maestros de la luz. Deben enseñar, deben seguir creciendo, deben iluminar, deben orientar, deben guerrear espiritualmente. Serán asistidos en la luz, podrán enseñar, será grande su misión, su verbo será prodigioso, su verbo ayudará tanto, con su verbo también sanarán, todo en humildad. Recuerden la humildad. No por ser maestros serán más que otros, sino más servidores quizás que otros. La maestría es para servir no para considerarse superiores a los demás. Implica mayor responsabilidad en el servicio, mayor vocación. En la medida que ustedes vayan creciendo, la exigencia será mayor y mayor la responsabilidad. Podrán enseñar, podrán iluminar, podrán guiar a otros. Es importante que eso les quede bien claro, cuídense de obrar de otra manera. Que siempre prevalezca la sencillez y la humildad. Cuidado con la vanidad, cuidado con el orgullo, considérense simples mortales que están prestando un servicio con devoción, cuídense de la vanidad, el orgullo, el ego. La responsabilidad es alta, la luz los guiará, su ser se regocija, sigan adelante.

Viernes 8 de septiembre de 2004

En la Fundación Amor y Luz se dictan variados cursos, unos están orientados a la formación de sanadores cuánticos aeónicos y otros al desarrollo y crecimiento personal de cualquier individuo, sea éste sanador o no.

FORMACIÓN DE SANADORES

El programa de formación de sanadores cuánticos aeónicos consta de un curso básico y uno avanzado ambos son teórico-prácticos y se llevan a cabo de forma presencial.

El programa de crecimiento personal y autoayuda está dirigido al público en general y consta básicamente del taller denominado “Creciendo en Conciencia a través de la Luz y el Sonido”

CURSO BÁSICO DEL SANADOR

El curso básico tiene por objeto formar sanadores cuánticos aeónicos. Este curso incluye el acto de consagración del sanador. Es dictado de forma presencial y su horario y tiempo de duración se ajusta principalmente a conveniencia de los participantes, a la formación previa que estos posean en algunos de los tópicos del programa y a la rapidez de la asimilación de los conocimientos relacionados con la práctica de la Sanación Cuántica Aeónica.

Material de Apoyo necesario: libro Sanación Cuántica Aeónica

Requisitos:

  1. Desear prestar servicio sin esperar absolutamente nada a cambio.
  2. Realizar entrevista personal con el instructor del curso.
  3. Recibir sanación semanalmente durante el lapso de tiempo acordado en la entrevista.

Costo: Bs. 50

PROGRAMA DE FORMACIÓN BÁSICA DEL SANADOR CUÁNTICO AEÓNICO

  1. Introducción a la Sanación Cuántica Aeónica:
    1. Qué es la Sanación Cuántica Aeónica desde el punto de vista de la Medicina Energética.
    2. Efectos de la Sanación Cuántica Aeónica.
    3. Tiempo requerido para lograr la curación.
    4. Aspectos que interfieren en la sanación.
    5. Influencia del sanador en el proceso de sanación.
    6. Diferencia entre ser médico y ser sanador.
    7. La Sanación Cuántica Aeónica como servicio sagrado.
    8. Qué es la Fundación Amor y Luz.
  2. Sensibilización energética del sanador:
    1. Sensibilización de la energía de las manos.
    2. Visualización del aura.
    3. Detección de cuerpos energéticos y chakras.
  3. Introducción a la anatomía energética humana:
    1. Energías del Yin y el Yang, meridianos, nadis.
    2. Cuerpos energéticos básicos del campo aural.
    3. Chakras principales del campo aural.
  4. Herramientas básicas del Sanador Cuántico Aeónico:
    1. La energía radiante o solar y tattwas.
    2. Las manos (pentagramas y sideren).
    3. El anclaje energético.
    4. La meditación.
    5. El silencio.
    6. La prevención y autoprotección.
  5. Puntos de sanación y enfermedades asociadas:
    1. Energías predominantes en el lado izquierdo y en el derecho del cuerpo humano.
    2. Primer punto: enfermedades mentales.
    3. Segundo punto: enfermedades astrales.
    4. Tercer punto: enfermedades circulatorias.
    5. Cuarto punto: enfermedades digestivas.
    6. Quinto punto: enfermedades psicológicas o psicosomáticas.
  6. Métodos de Aplicación de la Sanación Cuántica Aeónica:
    1. Procedimiento previo a la apertura de una sesión de sanación.
    2. Apertura de una sesión de sanación.
    3. Atención al paciente.
    4. Procedimiento general básico de la Sanación Cuántica Aeónica.
    5. Limpieza energética del sanador.
    6. Cierre de una sesión de sanación.
    7. Métodos de Autosanación y Sanación a Distancia.
  7. Acondicionamiento y mantenimiento del recinto de sanación.
  8. Código de un buen Sanador Cuántico Aeónico.

CURSO AVANZADO DEL SANADOR CUÁNTICO AEÓNICO

El curso avanzado tiene por objeto aportar al sanador cuántico aeónico nuevas herramientas para el tratamiento de enfermedades o padecimientos específicos, además de otras prácticas que contribuirán con su fortalecimiento como sanador y como individuo a la hora de lidiar con emociones negativas. Es dictado de forma presencial y su horario y tiempo de duración se ajusta principalmente a conveniencia de los sanadores.

Material de Apoyo necesario:

  • Libro Sanación Cuántica Aeónica.
  • Guía Complementaria del Sanador Cuántico Aeónico.

Requisitos:

  1. Haber sido consagrado como sanador cuántico aeónico en la Fundación Amor y Luz.
  2. Haber concluido satisfactoriamente el período de pasantías como sanador en cualquiera de las sedes de la Fundación.

PROGRAMA DE FORMACIÓN AVANZADA DEL SANADOR CUÁNTICO AEÓNICO

  1. Tratamiento de enfermedades particulares:
    1. Métodos de energización.
    2. Revisión y eliminación de energías tóxicas.
    3. Energización de las zonas afectadas.
    4. Drenaje psíquico.
    5. Prácticas para el tratamiento particular de ciertos padecimientos.
  2. Prácticas Complementarias:
    1. Aumentar el poder de sanar los chakras.
    2. Práctica para ayudar a eliminar los egos.
    3. Práctica para la protección de la Tierra.
    4. Práctica para permanecer firme en el camino.
  3. Prácticas para enfrentar enfermedades, emociones y sentimientos dañinos.

TALLER “CRECIENDO EN CONCIENCIA A TRAVÉS DE LA LUZ Y EL SONIDO”

Creciendo en Consciencia a Través de la Luz y el Sonido es un taller que tiene el propósito de enseñar a cualquier individuo a equilibrar energéticamente su organismo por sus propios medios y mantener el estado de paz y armonía alcanzado con la sanación. Mediante las prácticas de meditación, evocación de mantras y emisión de luz impregnada de la alta vibración del amor, contenidas en este taller, se logra elevar la frecuencia vibratoria personal, liberar bloqueos emocionales y enfrentar experiencias negativas desde una perspectiva sanadora.

Duración: 2 horas

Horario: viernes a las 4 p.m. (** Atención al cambio de horario **)

Lugar: Sede Principal de la Fundación Amor y Luz

Costo: Bs. 10 (incluye el material de apoyo)

La Fundación Amor y Luz es una fundación sin fines lucro, apolítica y con personalidad jurídica propia, con sede en Mérida, Venezuela, que tiene por objetivo fundamental el beneficio público y social mediante la aplicación gratuita de la Sanación Cuántica Aeónica. No pretende oponerse, ni desplazar a la medicina convencional, sólo busca complementar y enriquecer la terapéutica oficial mediante este método de sanación.

La Fundación Amor y Luz debe su nombre al hecho de que los actos de sus sanadores son considerados actos de Amor voluntarios guiados por Seres de Luz, bajo la regencia del Hospital Haldein. No es una institución religiosa, es una fundación abierta en donde se respetan los distintos credos de cualquiera de sus miembros o de las personas que asistan a recibir la sanación.

La Fundación Amor y Luz surge del interés de cuatro personas, que habiendo sido formadas como sanadores cuánticos aeónicos, desearon servir a la comunidad a través de la aplicación de esta terapia. Inicia sus actividades el 9 de octubre de 2004 contando exclusivamente con los bienes materiales aportados por sus propios fundadores. Desde entonces se ha venido prestando este servicio de forma gratuita e ininterrumpida, contando en la actualidad con la disposición amorosa de diecisiete sanadores de diversas profesiones, con la ayuda de quienes ha podido extender el Servicio, incluso más allá de las fronteras de Venezuela, hacia Chile y Canadá.

Las principales actividades realizadas en la Fundación son:

  • Aplicar la Sanación Cuántica Aeónica en la(s) sede(s) de la Fundación Amor y Luz.
  • Aplicar la Sanación Cuántica Aeónica a distancia y en hogares o centros de salud para aquellas personas incapacitadas de poder dirigirse a la sede.
  • Realizar jornadas especiales de sanación.
  • Formar Sanadores Cuánticos Aeónicos.
  • Dictar talleres de autoayuda y crecimiento personal.
  • Divulgar los conocimientos relacionados con la Sanación Cuántica Aeónica mediante la publicación de libros, folletos, presentaciones y otros.

CÓMO SER MIEMBROS

Para ser miembro de la Fundación Amor y Luz se requiere haber sido consagrado como sanador cuántico aeónico y haber aprobado el período de 3 meses de pasantías prestando servicio en cualquiera de las sedes de la Fundación. Las pasantías consisten en el cumplimiento a cabalidad de las guardias de sanación por un mínimo de 4 horas semanales, asistencia regular a las reuniones de sanadores, servicio de limpieza física y energética del recinto de sanación, acatar el resto de la normativa que rige el funcionamiento de la Fundación.

SEDE PRINCIPAL DE LA FUNDACIÓN AMOR Y LUZ

AV. Principal Los Chorros de Milla
Villa Los Chorros
Centro Comercial y Empresarial
Edif. "A", Piso 1, Ofic. 1 del área empresarial
Frente a la Fac. de Ciencias Forestales
Mérida - Venezuela

HORARIO DE SERVICIO

Martes y Jueves: de 9 am a 1 pm y 3 pm a 7 pm
Sábados: horario corrido de 9 am a 7 pm

© Copyright 2010-2011 Fundación Amor y Luz
Fundación Amor y Luz
RIF: J-31500166-7
E-mail: fundaamoryluz@gmail.com
Mérida - Venezuela